Editorial Abril. “Voy a cambiar, voy a insistir, voy a pelear, voy a seguir”: defender la escuela pública, moverse, escuchar, insistir por otras voces.

El busto, el monumento. Ese modo de representar la figura de Sarmiento en los pasillos de tantas escuelas argentinas, en las plazas de tantos pueblos, es la eterna imagen, entre otras cosas, de un docente quieto. Como toda pieza de museo, como toda cristalización de lo eternizado, el busto muestra al docente de mármol, inmóvil en su sitio, cómodo en el pasillo de la escuela donde se ganó un lugar, un nombre, quizás un respeto. Como tantos otros símbolos que la historia colectiva va transformando, el docente de mármol, detenido, eternizado, parece estar en las antípodas del movimiento presente de las maestras y maestros argentinos, de la sociedad que salió en este abril a defender la escuela pública.

A los maestros no se les pega

Por Jennifer Löcher. Este gobierno está cruzando límites que desde hace décadas definen las fronteras de la democracia. El derecho a la protesta organizada está puesto en duda desde la cacería después del Paro Internacional de Mujeres en marzo. La noche del domingo 9 de abril se volvió a criminalizar la protesta cuando la policía de la ciudad de Buenos Aires reprimió y encarceló a integrantes del gremio docente Ctera, que intentaron instalar la escuela itinerante en la Plaza de los dos Congresos. El ataque al derecho constitucional de huelga está respaldado por un discurso presente en los medios de comunicación hegemónicos, que busca desprestigiar las protestas tanto de docentes como de otros colectivos que expresan su condena a las políticas de ajuste, represión y hambre.

Cuando comunicar es hacer

Por Claudia Estanga. Cubrir la agenda del mes, redactar una noticia, contar un hecho social; hacer una entrevista, elegir un tema que interese, buscar a sus protagonistas; elegir las palabras y las tramas para que nos lean, para emocionar, comprometer, denunciar: todo forma parte del oficio, de la tarea cotidiana que formulamos quienes trabajamos en la comunicación, en la trayectoria de las palabras. Pero las voces que comunican desde la Radio Comunitaria FM Bajo Flores no titulan sobre los temas del noticiero o de las agendas convencionales, no cuentan con audiencias masivas ni auspiciantes que definan el rating, no contratan periodistas. Al micrófono se sientan desde hace años las vecinas y vecinos que se deciden a hablar de lo que pasa en su barrio, desde su barrio, programa tras programa.