Editorial Julio. Emergencia en la calle, en el trabajo, en el aula.

Gente que vive y duerme en la calle, números alarmantes, cuerpos reales desprotegidos. Trabajadores que se encuentran con la fábrica cerrada al llegar temprano a sus puesto de trabajo y una represión policial frente a su lucha legítima por la recuperación de sus puestos de trabajo. Crisis educativa, paro docente. De todas estas emergencias hablan las voces protagonistas de Julio, con la fuerza a flor de labios y la palabra y el cuerpo como herramientas irreductibles.

La calle no es un lugar para vivir. Censo Popular de Personas en Situación de Calle y Frazadazo.

Por Jennifer Löcher. En abril, organizaciones sociales realizaron el Censo Popular de Personas en Situación de Calle (Informe Preliminar) que confirmó que en la ciudad de Buenos Aires 4394 personas viven en situación de calle. No 876 ni 1066 como afirma el gobierno de la ciudad. Son cuatro veces más. El gobierno de la ciudad cuenta con 1680 plazas en lugares de alojamiento.

La lucha de Pepsico desde la voz de sus trabajadores.

Por Jennifer Löcher . El 20 de junio pasado, la fábrica de Pepsico ubicada en Vicente López, amaneció con sus puertas cerradas. Un cartel de cese de operaciones fue todo lo que dejaron los patrones para informar de la repentina novedad. 600 empleados en la calle, una represión brutal y el desalojo a los trabajadores que tomaron la fábrica para reclamar por sus puestos de trabajo es parte del violento accionar habilitado por este gobierno y la impunidad de la fuerza policial en su monopolio. Dos voces, dos trabajadores de Pepsico, nos cuentan en esta nota su situación actual, los desafíos presentes y el germen de una organización colectiva de enorme repercusión, fuerza y esperanza.

No existe una escuela que enseñe a vivir

Por Claudia Estanga. Tres voces docentes para escuchar en tiempo de balances. El conflicto en educación sigue. El paro de no inicio de este 31 de julio vuelve a poner sobre la mesa una herida social educativa que sigue abierta. Después de seis meses de negociaciones, los docentes bonaerenses cerraron a comienzos de este mes apenas un aumento del 24% promedio para el 2017. En la Ciudad de Buenos Aires, aun no hay acuerdo. En las últimas horas, el gobierno porteño ofreció un aumento del 21.7%, sólo un 1.7% más que en la última oferta previa al comienzo de clases. Esto se da en el marco del presupuesto educativo más bajo de la historia de la ciudad: 18,5% del total. Las voces de tres docentes de distintos niveles y áreas bajan al día a día el impacto de estos números y la profunda crisis de estos meses en materia educativa.