Editorial Mayo. Congreso, Justicia y Universidades: necesitamos prácticas feministas

2018 puede llegar a ser un año histórico. Puede ser el año en que una de las demandas centrales del movimiento feminista y del movimiento de mujeres sea atendido por las y los legisladores: la legalización del aborto. Desde que la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito presentó por séptima vez el proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) el 6 de marzo, se inició un debate en las comisiones del Congreso para que se realice una votación en junio. En los debates se están presentando personas, organizaciones y agrupaciones de todos los sectores de la sociedad para exponer sus argumentos a favor y en contra de la aprobación de la ley. Mientras, las calles alrededor del Congreso se llenan de verde cada vez que se debate adentro. Los pañuelos aparecen en todas las esquinas. Nos vemos y sabemos que somos muchas.

Celeste Mac Dougall de la Campaña explica de dónde viene el pañuelo, de qué va la propuesta de ley y cuáles son los principales argumentos a favor y en contra. Leer más.

¿Por qué el debate sobre el aborto está teniendo tantas repercusiones? Porque hubo un trabajo de hormiga, insistente y continuo, por parte de mujeres y feministas en toda la Argentina durante décadas. Fue así como el tema se llegó a instalar como la problemática social que es hoy. Algo parecido ocurrió y ocurre con la violencia de género y los femicidios. Llamar femicidio al asesinato de una mujer por el hecho de ser mujer es un fenómeno nuevo, vinculado con una historia de luchas históricas y actuales. Ya quedan pocos espacios donde alguien afirmaría que un hombre mató a una mujer en un arrebato de celos, o que fue un crimen pasional. El debate público sobre el arraigo sistémico de la violencia machista en la sociedad patriarcal está ocurriendo ahora. Sin embargo, las prácticas machistas, las violencias y los femicidios no paran.

Érica Obregón de 17 años es sobreviviente de un intento de femicidio. Su exnovio intentó matarla con un cuchillo desafilado. Ella lo denunció y se encontró con más violencias: las del sistema judicial. Cuando fue a denunciar, la declararon en riesgo de suicidio porque asumieron que ella misma se habría cortado. ¿Con qué fundamentos? Ninguno. Su agresor tiene arresto domiciliario pero no lo respeta. Anda libre por el barrio donde viven en Florencio Varela y ella no sabe qué va a pasar la próxima vez que sale de su casa. Mientras, nadie se ocupa de proteger la vida de la adolescente que casi fue asesinada el 31 de marzo de 2017. Ella y su madre Georgina Nuñez Ábalos están esperando el juicio oral el 14, 15 y 16 de mayo en Berazategui.

Érica cuenta su historia. Leer más.

La transformación de una sociedad machista tiene muchos frentes, por no decir todos los frentes. En cada relación, en cada acto, en el trabajo, en la casa y en la universidad es preciso reconocer prácticas violentas, que generan desigualdad o que la sustentan. Los programas universitarios, hoy por hoy, no cuentan con perspectiva de género. ¿Qué significa eso? Se estudia desde un enfoque androcéntrico que supone el hombre blanco como sujeto universal: el hombre blanco es autor de los textos que se leen, es lector de los textos, es el jefe de cátedra que decide sobre temas y perspectivas de una materia. No sólo no se lee a mujeres e identidades disidentes, sino que su existencia en el mundo que enseña la ciencia no es de relevancia. Por ejemplo, pensar la economía cambia si se considera el trabajo doméstico y de cuidado feminizado gratuito como parte integral de la economía productiva de un país, sin el cual no se podría sostener nada de lo que hoy funciona. Del mismo modo, cualquier disciplina cambia radicalmente si se empieza a tener en cuenta a la humanidad como un todo, mujeres, trans y travestis incluides. “La historia del hombre” ya no sirve.

Tania Diz, una de las docentes del seminario Tensiones de un debate en curso: feminismos y ficciones en la literatura argentina” en la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA, hace un repaso de la presencia y ausencia de perspectiva de género en la carrera de Letras. Leer más.

Este mes inauguramos orgullosas nuestra nueva sección: Mar de Tinta. Ilustraciones por Maricielo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *