Un hippie extraviado y un defensor de represores. Santiago Maldonado en los medios de comunicación.

Por Jennifer Löcher.

La voz de Martín Lorenzo nos da un panorama desde la Patagonia. Es integrante de FM Alas de El Bolsón, radio comunitaria que acompaña la lucha del pueblo mapuche por sus tierras desde su fundación hace treinta años.

El mes de agosto está tensionando un acuerdo tácito de gran parte de la sociedad argentina: Las desapariciones forzadas son obra de un estado en dictadura, militar y terrorista. Sin embargo, este mes hubo elecciones democráticas y el pueblo dolido, rabioso está reclamando que se investigue la desaparición forzada de Santiago Maldonado por la Gendarmería Nacional. ¿Nos tenemos que replantear el significado de la democracia?

Esa tensión es notoria en los medios de comunicación: ¿Qué preguntas se hacen en las notas? ¿A quiénes investigan las y los periodistas? ¿Qué voces hacen circular? Durante las últimas semanas hemos visto pasar notas sobre Santiago viajando a dedo a diferentes lugares de la Argentina, notas sobre los actos terroristas del pueblo mapuche y sobre sus intenciones separatistas. A su vez, los medios comunitarios y populares se pusieron al frente de la investigación que no está llevando adelante el estado nacional y está entrevistando a los testigos que vieron a Santiago por última vez y acompañando a la familia de Santiago para que no se corra el foco de la investigación.

Santiago Maldonado acompañó la Lof en Resistencia en Cushamen en su lucha para recuperar las tierras que les fueron arrebatadas por el mismo estado nacional que ahora no está investigando a los principales acusados en el caso: los agentes de la Gendarnería Nacional y Pablo Noceti, quien estuvo al mando del operativo. ¿Cuáles son los intereses del gobierno en la lucha contra el pueblo mapuche? ¿Qué rol juega la propiedad privada? ¿Qué imaginarios circulan en la Patagonia sobre el caso?

¿Cómo se está viviendo la situación en el Bolsón y en la zona?

Con mucha incertidumbre, y con mucha participación. Por ejemplo, la semana pasada, el día sábado hubo una movilización de más de 5000, otros hablan de 10.000 personas. En una comunidad que tiene 30.000 habitantes es una participación importante. Así es cómo le afecta a la gran parte de la comunidad. Seguramente, algunas otras visiones o intereses se pueden llegar a manifestar en contra, sobre todo el poder político y económico muy vinculado a los intereses de los grandes latifundistas, sobre todo extranjeros, como Benetton, aquí en la zona, y sobre todo el poder que gira en torno de la compra de influencias y de favores políticos y judiciales.

¿Cuáles son los debates que están teniendo en este momento?

Primero y en particular, que se deje en claro que esta operatoria del gobierno y de los medios masivos de comunicación es volver a las viejas ideas de tiempos de los 70s, de la dictadura militar en la Argentina. Le bajan la categoría, dicen que se debe haber ido, que está de vacaciones y que lo buscan en Entre Ríos, después que aparece en Mendoza, después que aparece en tal lado. Esas operaciones duran un día y se caen. Hay que dejar de hablar de eso y decir que la gendarmería nacional detuvo y desapareció a una persona aquí en la república argentina, con la gravedad institucional que esto lleva. Hay un gran operativo político mediático que está tapando una cuestión de tremenda gravedad, más allá de la orientación política o ideológica que tengas. Es un tema muy grave. El principal tema a preponderar es ése.

Hablando del rol que juegan los medios, ¿qué imaginarios circulan por los medios en la Patagonia respecto de este caso?

Los medios acá en la Patagonia no son ajenos a lógicas globales o nacionales en términos de manejo de los medios. En muchos casos son financiados por los propios estados, y en la gran mayoría son financiados por las grandes corporaciones. Aquí en la Patagonia, vivimos el modelo extractivo, petrolero, gasífero, minero, latifundista, como Benetton. Lógicamente son los grandes aportantes a la pauta publicitaria con la que cuentan los medios privados. Y los pocos nacionales, todos a nivel nacional, Radio Nacional, TV Pública, lógicamente dependen de la Nación y, sin ir más lejos, uno de los grandes latifundistas de la región es Lewis, amigo personal del presidente Macri, a quien visitó cuando vino Obama aquí a la región. Salvando las diferencias, los grandes medios son parte de la estructura de poder. Y después, por otro lado, tenés medios comunitarios, alternativos, populares, más o menos masivos y algunos periodistas individuales, tanto de algunos medios del estado como algunos privados.

Hoy a mí me sorprendía que Clarín haya modificado de manera muy grande la visión que venía compartiendo sobre la cuestión desde la semana pasada. Venían ocultando y hablando de que Maldonado habría sido llevado por un camionero a Entre Ríos. Ya el día de hoy se empieza a ver un cambio en la estrategia del gobierno que está diciendo que si hubiese pasado algo habría que buscar la responsabilidad en gendarmería cuando, durante 15 días, la propia ministra aseveraba que Maldonado es terrorista, que se habría ido, que estaría de vacaciones. Ahora, después de 15 días, empiezan a buscarlo en el territorio. En este mismo momento se está llevando a cabo un operativo de rastrillaje con el juez federal Otranto en el propio territorio Cushamen. Primero lo buscaron en Mendoza, después en Entre Ríos y recién ahora empiezan a buscarlo en Chubut, donde todos los testigo dicen que fue visto por última vez y desapareció en una camioneta de gendarmería. Esto es grave, por más que lo traten de tapar los medios nacionales y particularmente los que tienen llegada a la población de las ciudades. Tarde o temprano, la verdad irá saliendo.

Foto: telam

¿Desde la radio vienen siguiendo la lucha del Lof en Resistencia?

Sí. Particularmente, la radio cumple ya 30 años de vida y es parte de los últimos 30 años de lucha de la totalidad del pueblo mapuche con sus diferentes organizaciones y perspectivas, de la lucha por recuperar su territorio y particularmente con el emporio Benetton, extrañjeros que, recordemos, tienen más de un millón de hectáreas. Son propietarios beneficiados durante el menemismo por la entrega de estas tierras que, primeramente fueron recuparadas por Atilio y Rosa Nahuelquir y, posteriormente este grupo del Lof en Resistencia Cushamen decidió defender su territorio. A partir de ahí se desató una feroz represión con diferentes momentos. Este verano hubo ocho heridos de gravedad, de balas de plomo de gendarmería, y ahora este último hecho, capitaneado por un ex defensor de represores de la dictadura militar, que ahora es el segundo de la ministra Patricia Bullrich, Pablo Noceti. Él estaba en el momento de la desaparición de Maldonado en el territorio, y él comandó el operativo. Rápidamente lo hicieron borrar, se fue a Buenos Aires. Ahora, escuchando las interpelaciones en el Senado, la están interpelando a la ministra por esto, que su segundo estaba, cuando estaba pasando este hecho, en el propio lugar.

Pablo Noceti junto a la ministra de defensa Patricia Bullrich. Foto: Página12

¿Quién es Pablo Noceti?

Es uno de los responsables del ministerio de Patricia Bullrich. Es jefe de gabinete, es decir, la persona más cercana a ella, como su alter ego. Estaba allí la ministra, en la persona de Pablo Noceti. Ellos son los responsables directos de todas las actuaciones. Y lo que hay que decir es que la represión se inicia extralimitando la orden del juez. El juez federal Otranto había ordenado el despeje de la ruta 40, porque la comunidad estaba cortando la ruta para hacer público y dimensionar el período de libertad de su Lonko, el comunero mayor de los Cushamen, Facundo Jones Huala. Con esa medida, la gendarmería reprime en la ruta 40 e ingresa, extralimitando la orden judicial, en el territorio mapuche y se encadena una represión con balas de plomo y de goma. Como producto de esa represión, es desaparecido Maldonado. En ese lugar, estaba Pablo Noceti. Si hacemos historia, él fue abogado defensor de cinco represores durante la última dictadura militar e incluso cuando fue presentada su nómina para asumir el cargo, muchos organismos de derechos humanos ya lo asimilaban. O sea, esto ya fue adelantado. Este personaje fue el que estuvo al frente del operativo.

¿Quisieras agregar algo más?

Como pasó hace treinta años, cuando pensaban que unas señoras eran unas locas, que habían decidido empezar a hacer esa ronda sobre la Plaza de Mayo, cuando gran parte de la sociedad y los grandes medios señalaban que eran unas locas, que mentían, la verdad llegó. Y en este caso va a pasar lo mismo. La verdad va a llegar, y la responsabilidad política de la ministra y del presidente Macri va a llegar. Es el primer desaparecido en democracia durante este gobierno. Y eso no se va a poder tapar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *