La entrevista: nuestra identidad

Coordinamos un día, un horario, un espacio para el encuentro. Prendemos un grabador, encendemos una cámara, tomamos papel y lápiz: el dispositivo no importa. El ejercicio se repite muchas veces, en muchos bares, casas, oficinas. Durante dos meses, nuestra tarea periodística se nutre de disponernos a escuchar, a registrar palabras y sentidos, a percibir en las voces de otros aquello que nos dispara inquietudes propias, colectivas, desafiantes.
Partimos de un desafío periodístico concreto, aunque en muchos sentidos limitado. Nuestra agenda informativa bimensual se construye a través de una potente herramienta de trabajo: la entrevista.

Los temas más importantes de dos meses para nosotras se conforman a partir de las voces de distintas entrevistadas y entrevistados, por muchos motivos parte de esa agenda. No son los temas los que se describen a través de los testimonios; son los testimonios los que nos permiten componer la recorrida por algunos temas actuales: las palabras de las y los protagonistas nos permiten escuchar versiones del mar desde distintos caracoles.

Partimos de la certeza de que toda entrevista es una práctica profunda. Es una herramienta que nos conecta con la escucha como ejercicio transformador, inquieto, abierto. Entrevistar nos permite hablar a través de la palabra de otros y otras, usar nuestra voz para salir a escuchar las interpretaciones y sentidos que se dicen desde otras voces.

Es por eso que no sostenemos pretensiones de objetividad, no buscamos describir el mundo “como es”, no apuntamos a neutralidades. Informarnos desde un entrevistado constituye una elección concreta y por cierto, subjetiva. Como periodistas, seleccionamos las voces, las preguntas, los temas que tratamos entre muchos temas posibles. Y es desde esa potencia de elegir que proponemos a nuestras lectoras y lectores un recorrido particular, un caracol de voces y oleajes para comprender desde lo cercano la cartografía casi infinita de los grandes mares de información cotidiana. Elegimos no abarcar todo el mar. Nos dedicamos a entrevistar a quienes conocen los territorios, las olas, los mares, a partir de navegarlos, caminarlos, percibirlos todos los días.

Desde nuestra revista preferimos escuchar la voz de los caracoles que hablan del mar, a su modo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *