Editorial Mayo. Congreso, Justicia y Universidades: necesitamos prácticas feministas

2018 puede llegar a ser un año histórico. Puede ser el año en que una de las demandas centrales del movimiento feminista y del movimiento de mujeres sea atendido por las y los legisladores: la legalización del aborto. Desde que la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito presentó por séptima vez el proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) el 6 de marzo, se inició un debate en las comisiones del Congreso para que se realice una votación en junio. En los debates se están presentando personas, organizaciones y agrupaciones de todos los sectores de la sociedad para exponer sus argumentos a favor y en contra de la aprobación de la ley. Mientras, las calles alrededor del Congreso se llenan de verde cada vez que se debate adentro. Los pañuelos aparecen en todas las esquinas. Nos vemos y sabemos que somos muchas.

¿Para qué sirve la ley de cannabis medicinal? De cultivadoras, convulsiones y causas legales.

Por Jennifer Löcher. Brenda Chignoli de Córdoba es militante del uso medicinal del cannabis desde hace casi veinte años, cultiva y produce aceite de cannabis. Estos aceites se distribuyen a personas o familias con niños o niñas que sufren alguna de las diversas patologías que el aceite alivia, como por ejemplo la epilepsia, dolores intensos o parkinson. A pesar de que mediante la ley 27.350 se reconoce su efectividad en múltiples áreas donde la medicina alopática fracasa, los y las productoras siguen siendo hostigados por las fuerzas de seguridad y la justicia. Se los acusa de narcotraficantes y de ejercicio ilegal de la medicina, como fue el caso de Brenda Chignoli.