Editorial Enero. Feminismos en profundidad: Paro de Mujeres y Trabajo Sexual.

En plenos meses de verano y vacaciones, el movimiento feminista no para de organizarse. En varias provincias del país ya se reunieron mujeres, lesbianas, bisexuales, trans y travestis para empezar a preparar el Paro Internacional de Mujeres 2018. Por segunda vez, el 8 de marzo va a ser la fecha de un paro general. Esta modalidad de un paro económico busca evidenciar que la economía productiva se sostiene gracias a los trabajos no remunerados que realizan mujeres e identidades feminizadas.

Pude hacerlo y disfruté un montón: Historia de una trabajadora sexual.

Por Beatriz González. Muchas olas hay en el mar que se alzan para hablar del trabajo sexual, muchas de ellas agarrándose del uso de la tercera persona para opinar. Con sus voces, cargan en las espaldas de esos ellos, ellas, él, ella, ladrillos pesados de muros que los colindan pero no les pertenecen. Pesos de jaulas nefastas, como la de la trata, que fácilmente se confunden con la autonomía del cuerpo que dice yo. En medio de la marea está Nina León, quien en su camino por apoderarse de su yo nos cuenta su experiencia como trabajadora sexual.

Editorial Noviembre. Reforma Laboral. Pro-Forma Empresarial

El resultado de las elecciones de octubre fortaleció al macrismo, que ahora busca cambios legales profundos a través de la Reforma Laboral, la Reforma Tributaria y la Reforma Institucional. Los primeros dos ejes significarán transformaciones en la vida económica, cuyos costos pagarán los sectores más vulnerados y se beneficiarán las grandes empresas. El borrador que circula para la Reforma Laboral, intenta formular una equivalencia entre empleados y empleadores, como si no existiera ninguna relación de poder entre los dueños de los medios de producción y quienes venden su fuerza de trabajo. También amplía la precarización laboral, con la posibilidad de contratar a una persona que, a su vez, puede tener hasta cinco colaboradores que no tendrían ninguna vinculación legal con quien realmente los está contratando.

Hecha la ley, hecha la trampa: la Reforma Laboral y sus vericuetos desde el análisis de una abogada laboral

Por Claudia Estanga. Ana es abogada y se especializa en derecho laboral. Defiende hace años a las trabajadoras y trabajadores que son explotadas, que trabajan en negro, que son despedidas, que inician demandas en reclamo de indemnizaciones, licencias, reconocimiento de derechos. Frente a la Reforma Laboral impulsada en este 2017, Ana abre la voz y analiza los efectos profundos de este brutal proyecto. Un microscopio sabio, un lente necesario para leer juntas la letra chica.

¿Y el trabajo doméstico? La Reforma Laboral en clave feminista.

Por Jennifer Löcher. Las mujeres, travestis y personas trans no se nombran en el borrador para la reforma laboral. El proyecto está redactado desde una mirada tradicional, es decir machista, sobre la economía y no incorpora la perspectiva de género. Si se llegara a implementar, no solamente va a haber un retroceso en derechos laborales para toda la población, sino que en particular se seguirá ampliando la brecha salarial entre mujeres y varones, mientras las travestis tendrán que seguir trabajando en la prostitución como única vía posible para generar un ingreso. El texto del borrador invisibiliza el trabajo no remunerado que llevan a cabo por lo general las mujeres y sujetos feminizados: el trabajo doméstico y las tareas de cuidado. Sin ese aporte, la economía no se podría sostener.

El sindicato nos dijo que no teníamos que exigir. Comisión de Mujeres Pepsico.

Por Jennifer Löcher. La voz de Silvina Pérez, una de las mujeres despedidas de Pepsico, cuenta con orgullo del paso firme que tuvieron las mujeres en la fábrica y la conquista de derechos que hacen recordar las luchas de mujeres en las fábricas de principios del siglo XX. Cuando nombra a la coordinadora de la comisión de mujeres, se le dibuja una sonrisa que transporta momentos de sororidad hechos cuerpo.

La lucha de Pepsico desde la voz de sus trabajadores.

Por Jennifer Löcher . El 20 de junio pasado, la fábrica de Pepsico ubicada en Vicente López, amaneció con sus puertas cerradas. Un cartel de cese de operaciones fue todo lo que dejaron los patrones para informar de la repentina novedad. 600 empleados en la calle, una represión brutal y el desalojo a los trabajadores que tomaron la fábrica para reclamar por sus puestos de trabajo es parte del violento accionar habilitado por este gobierno y la impunidad de la fuerza policial en su monopolio. Dos voces, dos trabajadores de Pepsico, nos cuentan en esta nota su situación actual, los desafíos presentes y el germen de una organización colectiva de enorme repercusión, fuerza y esperanza.